El precio de los productos y servicios

El precio de la gran mayoría de servicios y productos de consumo es libre, exceptuando el de algunos bienes y servicios básicos como el agua, la luz, el gas, el teléfono, carburantes,  etc.  Pero salvando estas excepciones en que los precios son fijados por los distintos organismos competentes, la ley obliga a los establecimientos públicos a dar la máxima información sobre los precios de los productos y los servicios, de manera que éstos puedan ser exigibles para el cliente, ya que el precio anunciado vincula al establecimiento.  

Los precios de venta deben estar indicados con carteles o etiquetas visibles, y deben estar precedidos de las siglas PVP (precio de venta al público).

El precio por unidad de medida es el precio final, incluidos los impuestos, por una unidad de medida establecida (kilo, litro, metro, metro cuadrado, metro cúbico, etc) o por unidad del producto; por ejemplo, 1,30 euros/litro o 0,80 euros/kilo. (REAL DECRETO 3423/2000, de 15 de diciembre por el que se regula la indicación de los precios de los productos ofrecidos a los consumidores y usuarios)