Inspección

La Inspección de Consumo está constituida por personal que lleva a cabo labores de control y vigilancia del cumplimiento de la normativa en materia de consumo, con el fin de garantizar los derechos e intereses de consumidores y usuarios.

Actuaciones:

Las actuaciones de la Inspección de Consumo se inician de oficio, por denuncia, por acuerdos de colaboración o como participación en campañas de ámbito nacional y/o autonómico: 

  • Inspección general sobre productos, bienes y servicios destinados a los consumidores y usuarios.
  • Tomas reglamentarias y prospectivas de muestras de productos alimenticios e industriales.
  • Instrucción de denuncias.
  • Estudio de los sectores de mercado con el fin de obtener información suficiente para determinar aquellos productos, servicios o actividades de los que pudieran derivarse riesgos para la salud y la seguridad del ciudadano.
  • Desarrollo de campañas informativas y de inspección elaboradas por la Unión Europea, el Instituto Nacional de Consumo y la propia Comunidad Autónoma. 

Procedimiento:

En el ejercicio de sus funciones, el personal de la Inspección de Consumo puede requerir la exhibición y aportación de documentación industrial, mercantil, contable o sanitaria que le resulte necesaria y la comparecencia y colaboración de cualquier persona que pueda tener relación con el objeto de la inspección.

Tiene la consideración de AUTORIDAD PÚBLICA a todos lo efectos, y puede solicitar el apoyo necesario de cualquier otra autoridad, así como de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.  

Las actuaciones de la Inspección de Consumo se documentan en acta de inspección, con carácter probatorio.

La negativa, resistencia u obstrucción a facilitar la información requerida, el suministro de documentación falsa o el retraso al atender los requerimientos efectuados por la Inspección, puede constituir una infracción en materia de consumo.

 

Toma de Muestras

Con el fin de evitar posibles fraudes o riesgos relacionados con la salud y seguridad de los consumidores la Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo, a través de la Unidad de Inspección, lleva a cabo en el ámbito territorial del Principado de Asturias un control sistemático del mercado, mediante tomas de muestras de productos alimenticios e industriales puestos en venta para el consumidor.

El objetivo de estas actividades es comprobar la adecuación de los artículos a las prescripciones de composición, elaboración, conservación y etiquetado establecidas por la normativa de aplicación.