Nuevo fraude en el comercio on line

Robar datos del concepto de usuarios en línea vector gratuito
 
Distintas empresas estarían mandando productos de poco valor a través de plataformas como Amazon, eBay o Aliexpress a usuarios, a los que han suplantado la identidad, para posicionarse mejor en sus buscadores.
 
Miles de personas están recibiendo paquetes en España, Francia, Alemania, Países Bajos o el Reino Unido a través de Amazon, eBay o Aliexpress sin haberlos comprado ni solicitado. Suelen ser objetos de poco valor, una mascarilla, una pequeña pieza de recambio de algún aparato o, sobre todo últimamente, semillas de plantas. Se trata de un fraude global a través del comercio electrónico llamado brushing .
 
Algunas compañías lo utilizan para simular que tienen un gran número de clientes y en consecuencia salir mejor posicionados en los buscadores y marketplaces digitales suplantando la identidad de las personas que han recibido estos envíos indeseados en su casa, alertó el Gobierno.
 
El Ministerio de Agricultura ha sido el encargado de dar la voz de alarma ante el auge del fenómeno, que ya ha sido notificado por varios gobiernos a la Comisión Europea. Al ministerio  le preocupa en concreto el envío de las semillas, ya que muchos de los paquetes contienen especies invasoras que pueden dañar los ecosistemas autóctonos.
 
¿Cómo actuar?
 
El Gobierno ha pedido a las personas que reciban estos sobres que no los tiren sin más, y que lo pongan en conocimiento del área de Agricultura de la Delegación del Gobierno correspondiente o de los servicios de Sanidad Vegetal de su comunidad autónoma “para proceder a la destrucción del material”.
“La introducción de este material sin el correspondiente certificado fitosanitario está prohibida y supone un riesgo tanto desde el punto de vista de la sanidad vegetal por el peligro de plagas que lo acompañen, como medioambiental por poder tratarse de especies invasoras”, señala.
 
Ante la llegada de paquetes no solicitados, se recomienda averiguar qué comercio ha hecho el envío y hacer una búsqueda en internet para comprobar si este está suplantando la personalidad del receptor. En ese caso, lo más sencillo es alertar al marketplace de que la reseña del producto concreto es falsa. También se puede interponer una denuncia en la Agencia Española de Protección de Datos o en el Ministerio de Consumo.