ABUSOS EN LOS SERVICIOS DE CERRAJERÍA

 

cerrajero

En la Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo se han recibido varias denuncias contra una empresa de cerrajería que se dedica a cobrar precios abusivos a personas que se han dejado las llaves dentro de su domicilio, aprovechando la urgencia del momento.
Esta empresa no tiene su domicilio en Asturias y capta a sus clientes a través de internet, operando a través de autónomos colaboradores a los que redirige al consumidor. El consumidor realiza una búsqueda de una cerrajería por Internet, y llama a uno de los primeros anuncios que aparecen en el listado, sin comprobar de qué empresa se trata o dónde está su ubicación física.

Es frecuente que al profesional le lleve unos pocos minutos abrir la puerta, usando una simple radiografía o una tarjeta de plástico. Por este servicio, la empresa (que ha cambiado de nombre para tratar de eludir las denuncias) cobra más de 400 € por un servicio que no debería superar los 100 € en horario comercial.

La Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental Consumo ha abierto expedientes sancionadores a esta empresa por el cobro de precios abusivos y por otras infracciones a la normativa de protección de los consumidores.

Consejos para evitar abusos:

Si nos olvidamos las llaves dentro del domicilio, las perdemos, nos las roban o nos fuerzan la cerradura, se recomienda:

  1. Contactar con el seguro del hogar, para comprobar si esta circunstancia está contemplada entre las coberturas contratadas.
  2. Antes de llamar a una determinada empresa, asegurarse de que en su página web figura claramente su dirección y sus datos de identificación. Tener en cuenta que la cercanía de la empresa facilita las posibles reclamaciones.
  3. Desconfiar de las páginas web o anuncios que únicamente proporcionan un número de teléfono como método de contacto, sin indicar la dirección de la empresa, o que nos ponen en contacto con una tercera empresa que no aparece en la página web o anuncio.
  4. Al llamar por teléfono a la empresa de cerrajería, explicar el problema y pedir siempre presupuesto. A pesar de la urgencia, es recomendable solicitar más de un presupuesto, ya que puede haber diferencias importantes en el precio. Los precios de las cerrajerías que tienen un establecimiento físico abierto al público suelen ser inferiores a los de las empresas que no lo indican.
  5. Si la empresa no facilita un presupuesto telefónicamente (porque el técnico no ha visto en persona el problema), se puede pedir información sobre el precio de desplazamiento, el coste de mano de obra y si se incluirá algún otro concepto extra (suplemento por festivo, fin de semana, nocturno, etc.). En el caso de que no se facilite información sobre los precios, mejor no contratar el servicio y ponerse en contacto con otra empresa o profesional.
  6. El técnico tiene la obligación legal de llevar las tarifas por escrito. Cuando llegue al domicilio pedir que muestre la hoja de tarifas (con los datos y el sello de la empresa).
  7. Firmar la orden de reparación sólo cuando esté cumplimentada totalmente por el operario y siempre que incluya el precio total a pagar, absteniéndose de firmar órdenes de reparación en blanco y leyendo bien los conceptos e importes antes de firmar.
  8. Exigir siempre presupuesto antes de autorizar el trabajo. El Decreto 25/1996, que regula la prestación de servicios a domicilio, exige que en el presupuesto, además de los precios, conste la firma del cliente y la frase "presupuesto recibido antes de la realización de los trabajos", escrita de su puño y letra.
  9. En caso de que no aceptemos el presupuesto, la empresa puede cobrarnos por su elaboración únicamente cuando pueda acreditar documentalmente que nos ha informado de la obligación de pago con carácter previo a su solicitud.
  10. En caso de disconformidad con el servicio realizado, pedir una hoja de reclamaciones. El operario tiene la obligación de llevarla consigo y entregarla. En caso de que no le entreguen la hoja de reclamaciones, puede solicitar la presencia de los cuerpos de seguridad, para que conste la negativa de la empresa a facilitar las hojas de reclamaciones.