Tope de precio del gas y su impacto en la factura eléctrica

electric-machines-switches-isolated-on-white-close

De manera urgente y temporal, se ha fijado un tope para los precios del gas que se usa para generar electricidad. Esto afecta directamente al mercado mayorista, pero también a la factura de la luz.

Con el objetivo es reducir los precios de la electricidad en el mercado mayorista, el gas que se usa en las centrales térmicas para generar electricidad tiene un nuevo tope de precio. Esta medida la ha aprobado el Gobierno mediante Real Decreto Ley. Se trata de una medida urgente y temporal, que se aplica a partir del 15 de junio de 2022 y hasta que se decida interrumpirla (como máximo duraría hasta el 31 de mayo de 2023).

Poner un tope al gas tiene el objetivo de reducir el precio de la electricidad en el mercado mayorista. Pero poner ese tope tiene un coste para todos, ya que hay que compensar a las centrales, que seguirán comprando gas en los mercados internacionales. Esta medida será financiada por todas las personas consumidoras según las condiciones reglamentariamente establecidas.

Cada hora que se genera electricidad con gas, si su coste real es superior a 40 euros/MWh, se remunera a las productoras por esa diferencia. Cuanto más caro sea el gas y más cantidad se emplee para producir, más elevada será la compensación. El resultado es un importe que varía hora a hora, como el precio mayorista de la electricidad, que hay que repartir entre los consumidores eléctricos. 

Para ampliar información, La Comisión Nacional del Mercado de Valores ofrece respuestas a las preguntas más frecuentes relaciondas con esta cuestión

CNMC-Logotipo-oficial