Financiación del bono social eléctrico

La financiación del bono social eléctrico repercute, no solo en las comercializadoras, sino en toda la cadena de suministro de electricidad, incluidas las personas consumidoras finales, titulares de los suministros.

El bono social de electricidad es un descuento en la factura eléctrica que se encuentra regulado por el Gobierno y tiene como objetivo proteger a aquellos hogares en situación de vulnerabilidad en referencia a sus condiciones socioeconómicas. En concreto, supone un descuento en la factura de la luz

Hasta ahora, la financiación del bono social recaía únicamente en las comercializadoras, pero tras la publicación del Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, y la posterior actualización recogida en la Orden TED/733/2022, de 22 de julio, se ha establecido un nuevo mecanismo de financiación del bono social, que será asumido por los sujetos que participan en las actividades de la cadena de suministro de energía eléctrica: producción, transporte, distribución y comercialización, así como las personas consumidoras.

La medida se aprobó, con carácter retroactivo a partir del 31 de marzo, por lo que este nuevo concepto se ha ido aplicando desde el 31 de marzo, en las facturas posteriores

Las comercializadoras han considerado la financiación del bono social como un nuevo coste regulado que se puede trasladar directamente al cliente sin que suponga un cambio en las condiciones generales de contratación. Algunas comercializadoras han empezado a desglosar este coste en sus facturas, como un concepto separado.

bono-social-real-decreto-factura-de-electricidad-660x330