Interés nominal y TAE

El interés nominal de un préstamo expresa el porcentaje de la cantidad concedida que hay que abonar a la entidad de crédito en concepto de intereses. Incluye en su cálculo, por tanto, los intereses, pero no las comisiones y gastos que hay que pagar ni tiene en cuenta el fraccionamiento de los pagos (esto es, si éstos se efectúan mensualmente, trimestralmente, anualmente, etc.). 

La TAE (Tasa Anual Equivalente) es el coste efectivo anual del préstamo. Para su cálculo se tienen en cuenta: 

  • Los intereses a pagar. 
  • Las comisiones y demás gastos cuyo devengo sea en favor de la entidad de crédito.  
  • El fraccionamiento de los pagos.  

Por tanto, para evaluar cuál es la oferta de préstamo que más nos conviene, es más adecuado comparar la TAE que el interés nominal. Sin embargo, la TAE de los préstamos a interés fijo no se debe comparar con la TAE de los préstamos a interés variable, que es calculada de forma estimada en función de los tipos de interés vigentes a la fecha en la que se concierta la operación y que, normalmente, subirá o bajará a lo largo de la vida del préstamo. Conviene por tanto, analizar por separado la TAE de los préstamos a interés fijo de la de los préstamos a interés variable. Además, hay que tener cuidado con la comparación de la TAE de préstamos a tipo variable referenciados a distinto índice, ya que los distintos índices evolucionan a corto plazo de forma diversa, recogiendo con distinta rapidez las variaciones al alza o a la baja del precio del dinero.