Preguntas frecuentes. Tarifas y comisiones

¿Puede una entidad cobrar por cualquier servicio prestado?
Las entidades tienen libertad para decidir los servicios que ofrecen  a sus clientes, así como para fijar sus tarifas y comisiones  bancarias. No podrán cargar comisiones bancarias o gastos por  servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente, ni cobrar dos veces por el mismo concepto.
  
¿Cómo se puede saber si una comisión  cobrada es correcta?
Los folletos donde se recogen las tarifas de comisiones bancarias máximas establecidas por cada entidad, y sus posteriores modificaciones, han  de ser comunicados al BE, previamente a su aplicación, para que el BE compruebe que se recogen con claridad y de forma comprensible para la clientela.
 
La información sobre tarifas y gastos repercutibles debe estar a disposición de los clientes en todas y cada una  de sus oficinas y en Internet, si ofrece la realización de operaciones  bancarias por esa vía. El Banco de España también publica los folletos de tarifas de las entidades en su página en Internet.
 
 
Las Tarjetas de crédito, ¿qué comisiones bancarias tiene?
En general, la normativa española sienta el principio de libertad de comisiones bancarias, debiendo no obstante registrarse en el Banco de España las máximas aplicables.
 
En todo caso, cualquier modificación de las comisiones bancarias, como sucede en el caso del tipo de interés, deberá ser comunicada individualmente al cliente con carácter previo a su aplicación.
 
En la página de Internet del Banco de España se pueden consultar las comisiones bancarias concretas  que prevé cada entidad, las relacionadas con tarjetas de crédito   son entre otras:
 
Comisión por emisión, renovación y tenencia de tarjetas
 
También llamada "cuota" de emisión o renovación,  consiste en un importe fijo que se percibe en el momento de la emisión  de la tarjeta y, posteriormente y en general, con periodicidad anual, aunque hay entidades que la cobran con otras frecuencias.
 
El importe de esta comisión depende del tipo de tarjeta, siendo creciente en función de la categoría de la tarjeta y/o de  las prestaciones adicionales que lleven asociadas.
 
Los contratos de tarjeta establecen la posibilidad de emitir tarjetas  para uno o varios beneficiarios con cargo al límite de la tarjeta   principal; estas tarjetas de beneficiarios también soportan esta  comisión, si bien el importe suele ser menor que el de la tarjeta principal.
 
Comisión por excedido
Algunas tarjetas permiten la posibilidad de superar el límite pactado, en cuyo caso las entidades prevén el cobro de una comisión, que puede ser tanto una cantidad fija, independiente del importe del saldo  excedido, como un porcentaje sobre el máximo importe excedido o una combinación de ambas fórmulas.
 
Comisión por reclamación
Corresponde a las reclamaciones efectuadas al cliente notificándole, en su caso, su retraso en los pagos e instándole al pago de las cantidades debidas. El importe de esta comisión debe estar recogido en el documento contractual.
  
¿Qué es la comisión por disposición de efectivo en cajeros automáticos y ventanillas?
Las entidades prevén generalmente el cobro de comisiones bancarias por las disposiciones de efectivo en cajeros automáticos, sean propios o ajenos.
 
El importe de la comisión varía fundamentalmente en función de la red de cajeros a la que pertenezca el cajero automático en   el que se realiza la extracción de efectivo. Las comisiones bancarias por disponer en cajeros de redes diferentes a las de la tarjeta son más  altas que las de cajeros de la misma red y, dentro de éstas, las  menores son las relativas a disposiciones en cajeros de la propia entidad emisora de la tarjeta, que, frecuentemente, son gratuitas.
 
Es importante señalar que la Orden del Ministerio de la Presidencia de 24 de abril de 2003, sobre transparencia de los precios de los servicios bancarios prestados mediante cajeros automáticos, establece la obligación de que en los cajeros automáticos  se informe al usuario de la comisión y gastos a que está   sujeta la operación solicitada antes de su realización.
  
¿Qué comisiones bancarias existen  en la retirada en  cajeros automáticos de un estado miembro de la Unión Europea?
El Reglamento (CE) nº 2560/2001, del Parlamento y del Consejo Europeo, de 19 de diciembre de 2001, sobre  los pagos transfronterizos en euros, establece que las comisiones bancarias por retirada en efectivo hasta 12.500 euros, efectuadas mediante tarjetas  en cajeros automáticos en un estado miembro de la Unión  Europea, deberán ser iguales a las comisiones bancarias cobradas por la entidad  por disposiciones realizadas en el Estado miembro en el que esté radicada. En este sentido, debe tenerse en cuenta que, en muy pocas ocasiones, una entidad tendrá cajeros propios, o habrá cajeros de la   red a que pertenece, en otro Estado miembro de la Unión Europea, por lo que la comisión que podría aplicar será la  que tenga establecida por la disposición de utilización  de otras redes, distintas de la propia, en España.
  
¿Cual es la comisión por consulta en cajeros de saldos y movimientos?
Se establecen estas comisiones bancarias como un importe fijo por consulta, que podrá ser distinto en función de si la consulta se realiza en un cajero perteneciente a la misma red que el emisor de la tarjeta o en uno de una red diferente. Si se consulta en un cajero de la propia  entidad, no suele cobrarse comisión.
 
Al igual que en el caso de disposiciones, el cajero automático deberá informar previamente del coste de la consulta y, posteriormente, permitir al cliente desistir de la operación.
  
Otras comisiones bancarias  de las tarjetas de crédito
En cada caso concreto, pueden preverse otras comisiones bancarias diferentes a las anteriores, ligadas a la amplia cantidad de servicios que las entidades pueden prestar a los titulares de tarjetas de crédito. Así,  por ejemplo, puede hablarse de comisiones bancarias por pagos con tarjetas en el  extranjero, por emisión de duplicados de tarjetas, por traspasos de saldo de la cuenta de la tarjeta de crédito a una cuenta de  efectivo o carga de una tarjeta monedero, por emisión de extractos especiales, por activación para pagos a través de teléfonos móviles o dispositivos similares, por estampación de fotografías o logotipos en la tarjeta, etc.