Tarjetas de crédito y débito

Tarjetas de crédito sirven para comprar aplazando o fraccionando los pagos, así como para obtener dinero en efectivo a crédito. Por su uso se suele cobrar una cuota anual. Cuando se utilizan para disponer de efectivo o para fraccionar los pagos hay que pagar unos intereses elevados. El límite del crédito depende de la solvencia y antigüedad de la relación de la persona usuaria con la entidad de crédito y suele ser negociable.

Tarjetas de débito son comúnmente utilizadas en los cajeros automáticos para obtener dinero en efectivo, con un límite diario, aunque también podemos utilizarlas como medio de pago de productos o servicios en numerosos establecimientos. A diferencia de las tarjetas de crédito, su utilización sólo es posible si se dispone de efectivo en la cuenta a la que esté asociada la tarjeta, en la cual se descuenta inmediatamente el importe de los pagos efectuados. Cada vez más entidades cobran una cuota anual por su utilización.  

Los bancos tienen la obligación de formalizar la entrega de dicha tarjeta a través de un contrato del que se debe solicitar copia. En dicho contrato, llamado de adhesión, las cláusulas vienen ya redactadas, sin posibilidad de modificarlas. El contrato debe recoger el coste anual de la tarjeta y las posibles comisiones a cobrar por su utilización.  

Cuando el banco cobra una comisión al usuario por tener una tarjeta cuando ésta no ha sido solicitada ni aceptada por él, siendo enviada a su domicilio sin más, hay que presentar la correspondiente reclamación ante la entidad, puesto que no puede cobrarse un servicio que el cliente no ha pedido. Lógicamente, sólo se deben mandar tarjetas de crédito a los clientes que lo han solicitado expresamente.   

Cuando el usuario ha solicitado una tarjeta de crédito o débito, la entidad bancaria no debe mandarla por correo ordinario ni puede enviarla junto con el número de identificación personal, pues existe riego de que puedan extraviarse o caer en manos de personas que hagan un uso fraudulento de la tarjeta.