Tipo de interés fijo y variable

El tipo de interés fijo es el que se mantiene constante durante toda la vida del préstamo. 

El tipo de interés variable, en cambio, es el que puede fluctuar aumentando o disminuyendo. Se suele calcular sumando un margen constante (que puede ser positivo, nulo o negativo), expresado en puntos o en fracciones de punto (por ejemplo, 0,75%, 1% o 1,5%), al índice o tipo de referencia que se pacte. Hay seis tipos de referencia que el Banco de España considera como oficiales, de los que el más utilizado actualmente es el EURIBOR