Garantía

Todas las instalaciones y reparaciones de los SAT tienen una garantía por un período de validez mínimo de 3 meses desde la fecha de entrega del aparato, siempre que éste no sea manipulado o reparado por terceros. No hay que confundir esta garantía, que se refiere a instalaciones y reparaciones, con la garantía de 2 años que tienen los aparatos de uso doméstico, al igual que otros productos de consumo duradero.

La garantía se entiende total sobre la reparación efectuada y afecta a todos los gastos que se puedan ocasionar: los gastos de  transporte que la reparación exija, las piezas de repuesto  y los impuestos que graven la operación.

No tendremos derecho a una nueva reparación con cargo a la garantía si la avería se ha producido por un uso inadecuado del aparato o por causas de fuerza mayor . Esta última circunstancia, de producirse, debe ser probada por el SAT.

Si durante el período de garantía se reproduce total o parcialmente una avería reparada o surge una nueva deficiencia originada por la misma reparación o instalación, tenemos derecho a la reparación gratuita en el SAT garante.