El seguro obligatorio de viajeros (SOV)

La compañía  de transporte es la responsable de los daños que se les cause a los pasajeros. Por ello, existe la obligación legal de concertar el llamado Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV) que permita indemnizar a los usuarios que sufran daños corporales como consecuencia de un accidente ocurrido en el desplazamiento: El precio del seguro estará incluido en el precio que pagamos por el billete. No obstante, este seguro será compatible con cualquier otro seguro contratado por el usuario.

El transportista, por medio de este seguro, responderá incluso cuando la culpa no sea del conductor del vehículo en el que viajamos. Por otra parte, si tuviese un incidente y dicho SOV no estuviera contratado, el Consorcio de Compensación de Seguros cubrirá la reclamación.

La protección del seguro obligatorio de viajeros se extenderá a las lesiones corporales que sufran éstos a consecuencia directa de choque, vuelco, alcance, salida de la vía o calzada, rotura, explosión, incendio, reacción, golpe exterior y cualquier otra avería o anormalidad que afecte o proceda del vehículo. Los viajeros tienen derecho a una indemnización cuando como consecuencia de los accidentes amparados por el seguro se produzca:

  • El fallecimiento.
  • Una incapacidad permanente que nos impida totalmente desempeñar nuestras ocupaciones habituales.
  • Lesiones que impidan trabajar o realizar su actividad habitual durante un periodo de tiempo más o menos prolongado.
  • En todo caso, la asistencia sanitaria que se precise.

El seguro obligatorio cubre, también, los accidentes que se puedan producir cuando el viajero entre o salga del vehículo por los lugares indicados, o los ocurridos durante la entrega o recuperación del equipaje del vehículo.