Comunidad de propietarios

La  Comunidad de Propietarios la forma el total de propietarios de un mismo edificio y se  rige por la Ley de Propiedad Horizontal, así como por las normas o estatutos por ellos acordados. Los propietarios deberán conservar las instalaciones propias y comunes, así como permitir en su vivienda las reparaciones que exija el servicio del inmueble. Y, por supuesto, contribuir a los gastos generales según la cuota de participación establecida en las escrituras. 

Si vende el piso, el propietario vendedor, cuando formaliza ante notario la escritura pública de compraventa, debe aportar un certificado que acredite que está al corriente de las deudas en la comunidad. El propietario del inmueble ha de comunicar al secretario de la comunidad el cambio de titularidad, ya que si no se cumple este requisito, el comprador responderá de las posibles deudas contraídas con la comunidad por el anterior dueño.