De contrato privado a escritura pública

El contrato privado es vinculante y válido entre las partes, pero es importante que este contrato se "eleve a escritura pública" es decir que se haga en un documento notarial para poder llevarlo al registro e inscribirlo; puesto que  el acto “formal” de la compraventa se realiza mediante un contrato firmado ante notario que se denomina escritura pública.  

Esta escritura después de liquidar los correspondientes gastos e impuesto se lleva al Registro de la Propiedad donde se ubique la vivienda. Al Registro sólo pueden acceder escrituras públicas y otros documentos de carácter judicial o administrativo, pero nunca un contrato privado. La inscripción en el registro de la propiedad conllevará  a hacer efectiva  la propiedad de la vivienda al comprador. Por eso es importante que nuestra compraventa se realice en escritura pública notarial.  

En la escritura se detallan perfectamente: la situación, características, espacios colindantes, linderos, superficie, precio, forma de pago y todas las condiciones referentes a los posibles aplazamientos de pago y condiciones si es que los hay.