Subrogación en el contrato de arrendamiento

En  relación a las subrogaciones solo se mantienen  hasta la terminación del plazo contractual. Al mismo tiempo se introduce una novedad en casos de fallecimiento, resoluciones judiciales  de divorcio, nulidad  o separación matrimonial  que es el asignar la vivienda al cónyuge no titular o descendientes. 

En los casos de igualdad, tendrá preferencia la persona que tuviera una minusvalía superior al 60%, las que tuvieran cargas familiares y en última instancia el descendiente de menor edad, el ascendiente de mayor edad o el hermano más joven.  

La subrogación se puede dar también en la persona del arrendador, como en los casos en los que el arrendador vende a una tercera persona la vivienda arrendada. En estos supuestos, el comprador está obligado a respetar íntegramente las condiciones del contrato de arrendamiento que permanecerá en vigor hasta que se agote su periodo de duración. Si existen varias personas con derecho a subrogarse en el arrendamiento, los padres mayores de 70 años tendrán prioridad sobre los descendientes.